sábado, 3 de enero de 2009

(70) STRAUSS: LOS TRES REYES MAGOS

----------

Richard Strauss (1864-1949)




Die heil'gen drei Kön'ge aus Morgenland,
Los tres Reyes Magos del Oriente
Sie frugen in jedem Städtchen:
Van preguntando por todas las casas:
"Wo geht der Weg nach Bethlehem,
“¿Por dónde queda el camino de Belén,
ihr lieben Buben und Mädchen?"
queridos jóvenes y muchachas?


Die Jungen und Alten, sie wußten’s nicht,
Ni los niños ni los viejos saben decirlo,
Die Könige zogen weiter;
Y los Reyes continuan su camino;
Sie folgten einem goldenen Stern,
Siguiendo una dorada estrella,
Der leuchtete lieblich und heiter.
De jovial y precioso brillo.


Der Stern blieb stehn über Josephs Haus,
El astro sobre la casa de José se posa.
Da sind sie hineingegangen;
Y hacia su interior el paso adelantan;
Das Öchslein brüllte, das Kindlein schrie,
Un pequeño buey muge, el niño llora,
Die heiligen drei Könige sangen.
Y ya los tres Reyes Magos cantan.

(Traducción: Boccanegra)


Jacques Daret (1435)

Compuesta en octubre de 1906 y entre las dos óperas decididamente más expresionistas de su autor (Salomé-1905 y Elektra-1908) esta canción marca el final de la primera etapa como liederista de Richard Strauss. Publicada como la última de sus seis canciones para voz y piano Op. 56, podemos observar, sin embargo, con toda claridad y sin miedo a equivocarse, el evidente origen orquestal con el que su autor concibe toda la pieza y que nos recuerda, con cuarenta años de diferencia, el origen de sus famosos cuatro últimos lieder. Con posterioridad, y a pesar de este carácter sinfónico, el lied aperecería incluído, como ya dijimos, junto a sus cinco hermanos en su reducción pianística.

Heinrich Heine (1797-1856) retrato de Amalia Keller (1842)
Museo Pushkin, Moscú



El encantador e ingenuo poema de Heine es descrito por Strauss con la misma sencillez y ternura que encontramos en el texto de su compatriota y en un estilo radicalmente diferente al más desgarrado que discurre por los pentagramas de su ópera Salomé.
Aquí toda la partitura está bañada por la radiante luminosidad que se desprende de la tonalidad principal, Do Mayor. Ni siquiera el breve preludio orquestal, en un más misterioso que sombrío do menor, es capaz de enturbiar toda la magia que emana de la música. Del mismo modo, incluso las más agresivas disonancias con las que la magnífica orquesta de Strauss nos describe los mugidos del buey y el llanto del niño no hacen sino aumentar el encanto de la canción. Para el final Strauss nos regala un hermosísimo y extenso postludio de exuberante orquestación y que nos trae a la memoria ese otro encanto de música que es el “Hänsel und Gretel” de Engelbert Humperdinck y que el propio Strauss -¡qué bien conocía esta música!- había dirigido en su estreno el día 23 de diciembre de 1893 en Weimar.


Aquí os dejo las dos versiones de la canción.













En la pianística, la voz de Christine Brewer y el piano de Roger Vignoles, y en la orquestal, la soprano Anna Tomowa-Sintow magistralmente dirigida por Karajan.

DIE HEILIGEN DREI KÖNIGE AUS MORGENLAND OP. 56/6

Strauss dedicó esta hermosa canción a su madre y Boccanegra, en vísperas de este día de Reyes que tantos recuerdos de la infancia nos trae, desearía compartirla con todos vosotros.

Feliz día.



1 comentario:

SEGESTA dijo...

Vayamosno ya de viaje. Estoy harto de reyyyeeenn, de cotidianidad y de muermo. Yo te llevo gustoso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...