lunes, 6 de septiembre de 2010

(117) SCHUBERT: ABENDSTERN D. 806. Anthony Rolfe Johnson

Anthony Rolfe Johnson
(5 Noviembre 1940 – 21 Julio 2010)



EL LUCERO DE LA TARDE
 
Was weilst du einsam an dem Himmel,
¿Qué haces tan solitaria en el cielo,
O schöner Stern? und bist so mild;
Siendo tan dulce, Oh, hermosa estrella?;
Warum entfernt das funkelnde Gewimmel
¿Por qué el centelleante hormigueo
Der Brüder sich von deinem Bild?
De tus hermanas se aparta de ti?
"Ich bin der Liebe treuer Stern,
“Yo soy del Amor la estrella fiel, 
Sie halten sich von Liebe fern."
Pero del Amor nada quieren saber.”


So solltest du zu ihnen gehen,
Entonces deberías ir con ellas, 
Bist du der Liebe, zaud're nicht!
¡Tú eres el Amor, no tardes!
Wer möchte denn dir widerstehen?
¿Quién se podría resistir 
Du süßes eigensinnig Licht.
A ti, dulce y  obstinada luz?
"Ich säe, schaue keinen Keim,
“Nada brota de lo que siembro, 
Und bleibe trauernd still daheim."
Y sola, en callado dolor, quedo.” 




Quizá no fuera uno de los tenores más conocidos del panorama actual. Tampoco su repertorio, integrado en su mayor parte por obras del periodo barroco, algo de Mozart y de lied y, por supuesto, Britten, facilitaba mucho su proyección mediática e internacional. Evidentemente, que yo conozca, tampoco ninguna recopilación con las obras archiconocidas del repertorio italiano, presidida por una espectacular portada donde su imagen reluciera bajo la supervisión de los mejores asesores estéticos, era posible encontrar en las grandes superficies precedida de la promoción habitual en estos casos. Nada de eso. Anthony Rolfe Johnson tan sólo era, nada más y nada menos, un buen cantante. Un músico como tan sólo los británicos saben vivir la música: con pasión pero sin levantar mucho ruido. Música que se canta al oído y en voz baja.
Junto a su voz descubrí algunas de las obras menos conocidas por mí entonces y que ahora siempre quedarán unidas a su recuerdo: el Orfeo de Monteverdi, el Idomeneo de Mozart, el oratorio Solomon de Haendel. Pero de entre todas sus grabaciones siempre guardaré un cariño especial por la recopilación de canciones de Schubert llevadas al disco por el sello Hyperion (volumen 6) en 1990 dentro del titánico proyecto del pianista Graham Johnson.
De este maravilloso registro os traigo hoy uno de mis lieder preferidos de Schubert (en gran medida por la versión que de él hace Rolfe Johnson) y que, con texto de Johan Mayhofer, fue compuesto en marzo de 1824: Abendstern, D. 806.


Sirva esta preciosa y sencilla canción como modesto homenaje al gran músico que nos acaba de abandonar.

*
*

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...